Número 5

La sociedad de la ansiedad

Ugoh Chávez

Según Pierre Bourdieu las sociedades son altas y bajas. Weber concluye que la economía y la sociedad no pueden entenderse de manera independiente y Roland Barthes, sin buscar contradecirle, concluye que lo inseparable es la literatura y la sociedad. Guy Debord dice que hay sociedades del espectáculo y Giovanni Sartori que la sociedad es teledirigida. Entonces aparece Jean Baudrillard y las engloba como sociedad
de consumo, con todo y sus mitos además de estructuras. A su manera, Jared Diamond se pregunta por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen. Karl Popper denuncia que la sociedad abierta tiene enemigos, Zygmunt Bauman remata
diciendo que además está sitiada. Luego entonces, según Michel Foucault (porque siempre hay un según Foucault) a la sociedad hay que defenderla. Con la complicación inherente de que hay sociedades de la transparencia según Byung-Chul Han y en el entendido de que Ulrich Beck no se equivocaba cuando concluyó hace unos veinte años, sobre la transformación en una sociedad del riesgo global donde los problemas de unos
pocos, se vuelven los problemas de muchos, por supuesto, derivada de la era de la información y la sociedad red, como los define Manuel Castells, misma que no es muy diferente de la sociedad planetaria en la versión de Marc Auge. Lo único cierto, de momento, es que las sociedades sí son comparadas como menciona Jared Diamond.

Hay sociedades anónimas, civiles, urbanas y rurales, conyugales, normadas, cooperativas, hay sociedades regulatorias, comerciales y de capital variable. Anthony Giddens dice que también son modernas. La ciencia sugiere que somos seres sociales y prácticamente todos los pueblos entienden lo mismo cuando alguien es señalado como un marginado social o cuando se presenta a una persona en sociedad. Hay sociedades visuales, híbridas, literarias, musulmanas y cristianas, desconocidas y emergentes.

Sociedades errantes dice Keri Smith, con miedo, agrega Heinz Bude, sin relato, dice Nestor García Canclini. Pablo Fernández Christlieb describe a una sociedad mental que pregona que es inteligente porque piensa que piensa. Aunque la sociedad de la inteligencia artificial nos haga ver como simios lampiños que usan jeans en la playa
de Huatulco. No es por esta razón que Ross Douthat dirá que la sociedad es decadente, pero de seguro sí incomoda a Joseph Stiglitz, porque para él, aparentemente desde hace unos ocho años y luego de sorprenderse con las desigualdades sociales, se enfoca en la creación de lo que llama una sociedad del aprendizaje. Proyecto que seguramente enfadaría a Iván Illich quien sostuvo hasta su último respiro la postura de que sociedad debía ser desescolarizada.

La realidad es la que sociedad es una entrada en el diccionario que escribió un funcionario de cuarenta años, gordo, calvo y derrotado en el amor, la casa y la oficina, que no tiene amigos ni deseo de tenerlos, por eso la definición de sociedad es la de su significante numérico y contractual: “Conjunto de personas, pueblos o naciones que conviven bajo normas comunes”.

En este contexto agregar una sociedad de la ansiedad no le hará daño a nadie. Así, la sociedad de la ansiedad es desde el principio socialmente responsable.

Número 5

¿Cómo el surgimiento del Internet y el aparecimiento del ciberespacio construyen una nueva forma de coexistir en la actualidad?

Kevin Bastidas – Redacción Revicheems

Nuestra realidad es tecnológica y por ello en este artículo celebramos el día mundial del Internet. Vamos a recapitular su surgimiento y de igual forma intentaremos entender el ciberespacio como lugar informático y como constructor y contenedor de la modernidad y de nuestras relaciones actuales.

Ahora bien, recapitulemos brevemente la historia, el surgimiento y la masificación del Internet a nivel planetario. El Internet es una red de computadoras, cuyo origen data en la década de los años 60 bajo el nombre de Arpanet, desarrollado por el departamento de defensa de los Estados Unidos, para ser utilizado como medio de comunicación encriptado para instituciones académicas y estatales. En la década de los 70 se fue masificando el uso de la red, hasta que en el año de 1987 se dió una popularización de este sistema comunicativo dejando de ser estatal y convirtiéndose de a poco en un servicio público. Finalmente, en los 90 se dio una expansión notable de este servicio, puesto que el acceso a las computadoras personales era menos limitado y más accesible para el público en general. Gracias al aparecimiento del Internet millones de computadoras se incorporaron al sistema mundo logrando así interconectarlas masivamente, permitiendo un flujo informativo único y nunca antes visto.  Lo que comenzó como un mecanismo de comunicación interna, se transformó en una de las herramientas sociales más importantes de la humanidad. El Internet permite establecer contacto real y permanente con diversos usuarios interconectados a nivel planetario, no hace falta compartir un espacio físico, puesto que todas las relaciones sociales se encuentran conectadas a través de una interfaz digital, la interacción en la actualidad se encuentra mediada por la tecnología.

Una vez explicado el origen de la red, ¿qué entendemos por Ciberespacio? Es un lugar en la red en la cual se conectan, se proyectan y se masifican todos los contenidos que tenemos a través del Internet y sus interfaces, el ciberespacio no tiene territorio es global y contiene a toda la red interconectada de computadoras, es decir es una nube informática que abarca toda la información digital disponible. Cualquier persona pueda acceder a ella, el único requisito de ingreso es una conexión online y un dispositivo digital. La información que encontramos disponible se nos presenta en lenguaje común y corriente; sin embargo, la transmisión de la información por Internet es en código binario que luego de codificarse se nos muestra en forma de palabras, imágenes, vídeos, canciones y demás contenido digital.  

Gracias a la facilidad comunicativa sincrónica e inmediata que encontramos en el ciberespacio, hallamos mundos sociales digitales, páginas Web, videojuegos, enciclopedias y demás. El Ciberespacio comprende no solo nuestras relaciones sociales, sino también nuestra cultura, la red nos permite interconectarnos con el mundo, nos permite explorar, interactuar, aprender y conocer la diversa realidad planetaria. El internet como herramienta comunicativa es uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad.

La modernidad nos transformó en seres digitales con necesidades tecnológicas diarias, asumimos estos nuevos espacios sociales en línea, tanto para relacionarnos como para el entretenimiento.  El Internet es la plataforma en la cual podemos representarnos anónimamente y construir nuevas identidades sociales, la red es un espacio concreto en el cual comparto con los demás y los demás comparten conmigo. En la actualidad casi todos los individuos están interconectados con otros a través de plataformas sociales, conexiones virtuales y espacios simulados que proveen atmósferas tanto reales como moldeables, manipulables y habitables y gracias a esa conectividad se difumina la realidad, puesto que consumimos objetos digitales como si fueran reales. Estos espacios en línea no son menos importantes que los físicos, la cultura de nuestra generación construye varios mundos de acuerdo al contexto y no por eso uno es menos real que el otro,  para la generación red los contenidos multimedia son y serán reales aunque no se hallen en el plano físico, basta que estén representados visualmente para considerarlos auténticos. 

El plano de lo virtual y la conexión red son conceptualizaciones clave para entender al sujeto moderno, puesto que nuestra vida gira en torno al uso de la tecnología y sus aplicativos, cuando, por ejemplo, escuchamos música por aplicaciones, usamos el GPS cuando nos extraviados u ordenamos comida a través de inteligencias artificiales. De esta forma construimos una vida personal para mostrar en nuestras redes sociales nuestra forma de coexistir en el mundo. Nuestra interacción se modificó completamente gracias al uso masificado de la tecnología, ya que todo objeto digital trasciende del plano virtual, y se nos presenta como real, como tangible, como existente. Esa digitalización de la vida moderna permite y permitirá que exista una constante relación entre el plano físico y el virtual. No cabe duda de que estamos a puertas de una verdadera revolución tecnológica que tomó fuerza con el surgimiento del Internet.  En la actualidad, se están creando nuevas tecnologías inmersivas, quien sabe que encontremos en años venideros, lo que sí sabemos es que el uso del Internet y los aplicativos tecnológicos avanzan a pasos agigantados, y cada mes existe un nuevo instrumento tecnológico que satisface una necesidad concreta; sin duda, la tecnología cambió nuestra forma de percibir el mundo.

Número 5

Número 5

Con motivo del día mundial del internet (17 de mayo) hemos publicado un número que recupera la importancia de la cultura web que ha sido la vía para una cultura de Cheems.

Contenido del #5

  • Editorial
  • La sociedad de la ansiedad (1 de 2)
  • Datos sobre apps que cambiaron nuestra interacción y comunicación
  • Caligrama de Cheems
  • Entrevista a Memes del perrito Cheems con diferentes frases
  • El surgimiento de Internet, el ciberespacio y nuevas formas de coexistencia
  • Recomendación: Ready player one
  • Mascota virtual: Eternal Cheems
  • Lotería Cheems