Número 9

ENTREVISTA A UN PERRO CALLEJERO

Alan Martinez – Autor del libro – Reseña

¿Te has preguntado qué podría decirte tu perro o gato, si te pudieran hablar?, ¿Qué aventuras y desventuras vive un perro callejero en su día a día? Quizá ellos no puedan contárnoslo con palabras, pero vaya que una mirada suya puede decirnos todo lo que sienten.

Esta es la historia de Jack, un perro que durante mucho tiempo vivió en la seguridad de un hogar, y trata de responder algunas de estas preguntas por medio de una de serie de proezas que tiene que vivir el pequeño can, para encontrar el camino a su hogar, luego de que en un desafortunado día se pierde. En su camino se cruzará con grandes aliados como Pucca, la perrita callejera que desprecia a los humanos y no quiere saber nada de nadie más, y a la que el destino lleva a formar parte de esta gran travesía. Una pareja de gatos bastante peculiar, el Viejo Tobby, un sabio compañero y el divertido e inocente Yolo. Todos estos personajes y más ayudarán o no a Jack para volver a casa junto a su niño Christopher, pues como se dice: “Todo perro, debe tener a su niño”. Aunado a esto Jack, enfrentará la dura vida de un perro en las calles frías y cruentas, y se dará cuenta de que no todos los humanos son compasivos con los animales.

La novela profundiza en las experiencias de lo que puede vivir un animal, ya sea perro o gato, en las calles. Sobre cómo la sociedad llega a ser tan cruel con esos seres que no tienen voz para defenderse y a su vez la ingenuidad de los mismos, al creer que todos serán bondadosos con ellos o volverán luego de ser abandonados.

Número 9

EL ACOSADOR

Tétrico delfín – Escritor

Caminaba por las desiertas calles de la ciudad rumbo a su casa a altas horas de la noche porque el transporte público ya no pasaba a esa hora. El pésimo alumbrado de la calle no le permitía ver a la distancia (las desgracias de vivir en una zona tan pobre); por suerte ya se sabía el camino. De repente, al otro lado, apareció un sujeto, o eso parecía ya que casi no se veía nada; nada más que su enorme gabardina y su sombrero, ¿Quién rayos usa sombrero en la noche?

            Eso le dio miedo; eso y el hecho de que parecía mirarla y empezaba a seguirla. No podía apurar el paso por los estúpidos tacones (¡Maldita política de la empresa!). Por suerte ya sólo estaba a un par de calles de su casa. Dobló la esquina con esperanza de perderlo, pero escuchó como alguien corrió hacia ella. Quiso correr, sin embargo, una mano la sujetó y sintió una cara recargándose sobre su rostro: “Hola preciosa, luces encantadora”, le dijo una voz burlona susurrándole al oído. Tras decirle eso, la lengua del sujeto descendió por su cuello enrollándoselo: “¡Imposible que existiera alguien con una lengua tan larga y flexible!”, pensó.

            Se dio la media vuelta con el corazón en la garganta. No había nadie. ¡Al demonio la elegancia! Tiró los tacones y corrió despavorida hasta su casa. Vivía sola, pero por suerte en la entrada de su hogar había un farol que alumbraba la puerta. Estaba a punto de llegar cuando de las sombras salió a la luz el hombre de la gabardina; ésta le cubría todo el cuerpo –incluyendo las manos- y el sombrero le tapaba la cara completamente. El tipo dijo en voz alta: “¿No quieres pasar por un trago?”.

            Se desmayó del miedo. Al amanecer encontraron su cadáver desnudo y bañado en una especie de baba verde en mitad de la calle envuelto en una gabardina con un sombrero en la cabeza. Era el veinteavo caso del mes.

Reseña del autor: Profesor de Literatura, amante del terror y la ciencia ficción. Gusta de escribir pero no más que de leer. Ha participado en varias ponencias de literatura y tiene diversos textos publicados, cuentos y ensayos principalmente.